alt=""

En el post de hoy voy a darte las claves para que entiendas el deseo sexual de una forma más amplia. Además, tendrás la respuesta a qué es y cómo puedes aumentarlo.

¿Qué es el deseo sexual?

El deseo sexual es ese sentimiento de motivación, impulso, apetito, la fuerza que nos mueve a buscar un encuentro íntimo para tener sexo con otra/s persona/s.

El deseo es la primera fase de la respuesta sexual. Recibimos un estímulo de forma más o menos consciente y nuestro cuerpo y mente se sienten motivados para pasar a la acción, a la búsqueda de placer.

 

fases de la respuesta humana
fases de la respuesta humana

Es importante que tengamos en cuenta que, si bien el deseo es considerado, de forma general, la primera fase de la respuesta sexual. De forma específica esto no es así en muchas mujeres. ¿Qué pasa entonces? Hoy sabemos que para un porcentaje alto de mujeres el deseo sexual no es la primera fase de la respuesta sexual sino la segunda ya que deseo y excitación cambian el orden. Esto se traduce en que muchas mujeres sienten primero la excitación y luego el deseo.

Este dato es importante y te lo cuento porque si tu queja es solo por no sentirlo a priori, pero te identificas con expresiones parecidas a “una vez que empiezo y me excito entonces sí que tengo ganas, sí siento deseo y todo va bien” puede que realmente tu problema no sea de deseo sino de cómo pensabas que tenía que ser. El deseo es igual de válido lo sientas antes o después de la excitación. Y sabiéndolo puedes potenciar tu propio recorrido.

Antes de contarte como puedes obtener el deseo quiero hacerte una segunda consideración. Muchas veces pensamos que nuestro problema es de deseo, pero realmente a nuestro deseo no le pasa nada, es nuestro estilo de vida el que no es compatible y respetuoso con nuestra sexualidad.

El deseo es una parte importante de nuestra sexualidad. Pero si estamos viviendo de forma acelerada, sin tiempo para dedicarnos, con estrés, dejando el sexo para el último momento y como una tarea más, si accedemos a prácticas sexuales que no son gratificantes, nos compartimos con personas con las que tenemos desencuentros emocionales… el deseo se pierde. Pero no porque tengamos problemas de deseo, sino porque ese estilo de vida no es compatible con la sexualidad que necesitamos. Además, cuando el cuerpo está cansado y/o estresado no recibe ni procesa los estímulos sexuales de la misma forma, tendrá más dificultad para excitarse y todo ello mata o anula el deseo. Así que una buena pregunta para empezar es ¿Es mi situación personal óptima para mi sexualidad, en concreto para mi deseo?

Otros factores que pueden afectar a tu deseo.

Padecer ciertas enfermedades.

El uso de algunos medicamentes.

El uso de anticonceptivos hormonales.

El uso de drogas y alcohol.

Haber sufrido una educación sexual en la que el deseo ha sido anulado.

La monotonía y el aburrimiento.

La calidad de tu relación de pareja.

Las creencias limitantes sobre la sexualidad.

Cómo aumentar el deseo.

El deseo se alimenta de deseo y de placer. Sabiendo eso cuantas más cosas hagamos por sentir el deseo o por vivir experiencias placenteras, más fácil nos resultará aumentarlo.

Algunas cosas que puedes hacer para aumentar tu deseo sexual:

Revisa los prospectos de los medicamentos que tomes de forma habitual y habla con tu profesional médico si fuera necesario. Si tu problema es por una enfermedad o medicación que no puedes dejar de tomar, la mejor solución es hacer terapia sexual.

Empieza a dedicar tiempo a tu sexualidad. Tiempo de calidad en el que conectarás con tu cuerpo, con tu deseo y con tu placer. Las citas semanales contigo misma funcionan muy bien. Y no olvides autoseducirte.

Tu deseo aparece cuando esperas hacer cosas que te gustan. ¿Esta siendo tu sexualidad en este momento gratificante? Para aumentar el deseo, empieza a realizar las prácticas sexuales que sean más satisfactorias para ti.

En esto del sexo y la sexualidad no hay respuestas correctas para todas. Necesitamos ampliar el autoconocimiento sobre sexo y sexualidad general y propia. Hoy te he dejado algunas ideas, pero no son las únicas así que si no encuentras aquí lo que buscas no desesperes. Prueba a reflexionar sobre las cuestiones que te he planteado y si quieres o necesitas ayuda para seguir trabajando en este tema estaré encantada de conocerte en consulta y ayudarte a reencontrar, obtener o aumentar tu deseo. Agenda tu llamada gratis aquí.